Haga clic para más productos.
No se encontraron productos.
Haga clic para más productos.
No se encontraron productos.
Nuestra tienda usa cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación. Más información Gestionar cookies

Incienso nacional

Los inciensos son un clásico en esoterismo y, por qué no decirlo, no solo en esoterismo, sino en otros ambientes totalmente diferentes, como por ejemplo los religiosos.

Desde la Prehistoria, en todo ritual religioso o mágico se han venido quemando diferentes sustancias olorosas para purificar el lugar, los alrededores, las personas, el altar o incluso para ponerse en contacto con los Seres Superiores o divinidades. El tema de los inciensos es muy versátil, e incluso diríamos que personal. Según la persona que lleva a cabo el trabajo o ritual elige uno u otro, aunque evidentemente hay que considerar la función que tiene cada uno. Siempre es aconsejable tener un buen incensario o quemador de carbón o inciensos. Desaconsejamos los metálicos (bronce o cobre) por su peligrosidad al ser cogidos con las manos mientras se realiza el ritual.

Cómo mínimo desde el siglo XXXII antes de nuestra era, en que se encuentran los primeros inciensos en las tumbas sumerias, los inciensos han formado parte de la mayor parte de rituales sagrados o mágicos que el ser humano ha venido celebrando desde que tuvo sus primeros momentos trascendentes.

Los inciensos, generalmente  los inciensos naturales (que suelen ser en grano o virutas), tienen como principal función -salvo excepciones- las limpiezas de personas anímicamente o lugares en concreto. Incluso los antiguos pueblos del Mediterráneo tenían sus propios "bosques de los inciensos" donde se retiraban las personas que iban a ser iniciadas en algún culto mistérico y debían purificarse durante unos días gracias al poderoso y siempre variado olor que los inciensos desprenden y que, casi en su totalidad tienen una función purificadora

Lee mas

Menú